Salud y Bienestar

  • En el año 1899 Costábile Matarazzo, quien vivía en María de Castellabate, un pueblo de Italia, viajó a Sudamérica buscando nuevas oportunidades. Una vez en Argentina, Costábile, que conocía como nadie el sabor de la buena pasta, tuvo la idea de fundar una fábrica de pastas que le permitiera revivir los momentos vividos en Italia. El saber italiano y el mejor trigo argentino, asegurarían un éxito indiscutido.
  • En el año 1942 su familia inauguró la planta de elaboración de pastas, Matarazzo (Costábile falleció en el año 1948). Ante la importante demanda por parte de los consumidores argentinos, Matarazzo creció hasta convertirse en sinónimo de pasta italiana en la argentina.
  • En septiembre de 1978, Molinos Río de la Plata adquiere las instalaciones de la planta de elaboración de pastas, manteniendo el mismo objetivo de siempre: productos de excelente calidad y una fuerte orientación a las necesidades de los consumidores.
  • Matarazzo así se convirtió en la pasta argentina, paradigma y referente de nuestra cultura y herencia italiana.